Datos Básicos

  • Cómo llegar:
    • Autobús: Os dejamos aquí la web de la estación de autobuses donde podéis encontrar el email y el teléfono de la propia estación y de las diferentes empresas de autobuses que llegan a Salamanca.
    • Tren: Podéis consultar la web de RENFE para informaros de los horarios y precios de los trenes
    • Coche:
  • Alojamiento: Hotel EXE Salamanca
  • Entradas:
    • Ieronimus, Las Torres de la Catedral: Os dejamos aquí el enlace con los horarios, precios y venta online.
    • Universidad: Quizás es un poco cara, pero merece la pena. Aquí tenéis más información.
    • Catedrales: En esta web podréis consultar los horarios y comprar las entradas.
    • Torres de la Clerecía: En esta web tendréis más información sobre la visita y podréis consultar horarios y precios.

Salamanca es conocida mundialmente por su universidad (la más antigua de España), por su ambiente estudiantil, por su impresionante centro histórico y, por qué no decirlo… ¡¡por su jamón ibérico del bueno!!

Podéis visitarla de muchas maneras, por ejemplo, a modo escapada de 1 día desde Madrid o dedicándole más tiempo y es que Salamanca, monumental da para mucho.

A continuación seleccionamos 8 lugares de esta maravillosa ciudad y 1 visita que no os podéis perder.

Salamanca, monumental.

1. Plaza Mayor

Cada vez que llegamos a la Plaza Mayor nos asalta la eterna duda… ¿Cuál es más bonita? ¿La de Salamanca o la de Madrid? Nosotras, como somos muy de Madrid al final siempre acabamos optando por la nuestra, pero… ¿Vosotros qué pensáis? Dejádnoslo en comentarios.

Estamos en el centro neurálgico de la ciudad y lugar de encuentro para los salmantinos y visitantes. Su construcción finalizó en 1756, de estilo barroco, la plaza es un cuadrilátero imperfecto en el que destaca el Ayuntamiento.


Otra de las características de esta plaza son los medallones situados entre los arcos que representan personajes ilustres de la ciudad y antiguos reyes.
Aquí encontraréis también la centenaria cafetería Novelty, donde se reunían los grandes artistas de la ciudad, así que, aprovechad para tomar un café y disfrutar del buen ambiente de esta plaza.

2. Universidad

Si la Plaza Mayor es el lugar de referencia a nivel social de Salamanca, la universidad, es el epicentro de su historia y vida cultural.

Fundada el 1 de enero de 1218 por Alfonso IX, es la universidad más antigua de España y la cuarta de Europa. Ha tenido rectores, profesores o alumnos tan ilustres como Unamuno, Fray Luis de León, Fernando de Rojas, San Juan de la Cruz, Hernán Cortés, Góngora o Calderón de la Barca.

Tiene una preciosa facha de estilo plateresco llena de elementos decorativos tallados en piedra. Y uno de esos elementos es… ¡¡una rana!! Sí, sí, como lo leéis y por supuesto tiene su leyenda.

Dicen que quien es capaz de encontrar la rana de un primer vistazo aprobará sus exámenes, así que… si lo vuestro no es estudiar, os podéis encomendar a la rana.

En el interior podemos visitar el Edificio de Escuelas Mayores (claustro y antiguas aulas), el Colegio Arzobispo Fonseca y la Casa-Museo de Unamuno. Pero, os vamos a contar un secretillo… Si no queréis pagar los 10€ que cuesta la entrada, podéis acercaros al edificio de las Escuelas Menores, donde se encuentra la famosa pintura «El Cielo de Salamanca» y que es una verdadera joya.

3. Casa de las Conchas

La Casa de las Conchas es un palacio señorial construido en 1517 en estilo gótico con elementos platerescos y mudéjares.

Recibe este nombre por la decoración de su fachada, con más de 300 conchas. Y… aquí también tenemos una leyenda que dice que debajo de una de ellas se encuentran escondidas las joyas de los antiguos propietarios. Sí, sabemos lo que estáis pensando y no, no creemos que os dejen levantar una por una las conchas para comprobarlo.

Además de hacer fotos de su exterior merece la pena entrar de forma gratuita a su interior para ver su bonito patio.

4. Catedral Nueva y Catedral Vieja

Aunque una ciudad sólo puede tener una catedral, en Salamanca hay 2. Esto se debe a que la Catedral Nueva iba a sustituir a la Vieja pero al final se mantuvieron ambas con lo que comparten uno de sus muros, pero tienen entradas independientes.

La Catedral Nueva, edificada entre 1513 y 1733 de estilo gótico tardío, es la segunda más grande de España e impresiona por su campanario de 110 metros de altura y por la fachada exterior, conocida como Puerta de Ramos, donde se pueden ver numerosos elementos decorativos tallados en piedra entre los que sorprenden las figuras de un astronauta y un dragón con un helado.

Aclaración: A ver, que ya estabais ahí cavilando, que os conocemos… no, no, el cantero del s.XVI no fue el que esculpió al astronauta y al dragón. Se añadieron en 1992, tras una larga restauración de la fachada y son obra de Miguel Romero.

La Catedral Vieja, construida entre los s.XII y XIV, en estilo románico y gótico, tiene en su interior un precioso retablo mayor y varias antiguas capillas como la de San Martín y la de Santa Bárbara. Además, se puede optar por hacer el tour “Ieronimus“ del que os hablaremos en profundidad un poco más adelante.

5. Huerto Calixto y Melibea

Es un reducido espacio verde ajardinado que fue escenario de los encuentros amorosos de los protagonistas de La Celestina, título con el que se popularizó la Tragicomedia de Calisto y Melibea de Fernando de Rojas.

Este cuidado jardín situado sobre la antigua muralla de la ciudad es perfecto para refugiarse del calor y relajarse con las maravillosas vistas a la parte alta de la Catedral.

6. La Clerecía

Frente a la Casa de las Conchas se alzan las altas torres de La Clerecía.

La Clerecía o Colegio Real de la Compañía de Jesús, tiene un colegio con un precioso claustro y una iglesia con una fachada de 3 cuerpos. En el interior destacan el Retablo Mayor y la Sacristía.

Hoy en día es posible subir hasta su parte más alta a través de la Scala Coeli. Durante ascenso podréis conocer la historia del edificio y, una vez arriba, disfrutaréis de unas fantásticas vistas de la ciudad.

7. Puente Mayor del Tormes

Se calcula que el antiquísimo Puente Mayor del Tormes, más conocido como Puente Romano, podría haber sido construido hacia el s.I, en tiempos de Trajano. A lo largo de su recorrido peatonal, de unos 350m., tenemos numerosas oportunidades de fotografiar el río Tormes o de tomar una panorámica de la ciudad.

En el inicio del puente, en la zona de la muralla, se encuentra otro de los símbolos de la ciudad: el Verraco. Se dice que esta estatua de un toro de piedra sin cabeza es la más antigua de la ciudad. Muy cerca podemos encontrar una estatua del Lazarillo de Tormes, obra en la que se menciona dicho Verraco.

8. Convento de San Esteban

Solo con ver su espectacular fachada plateresca, entenderás porque el Convento de San Esteban es uno de los imprescindibles que ver en Salamanca.

Pertenece a la orden de los Dominicos fue construido entre 1524 y 1610.

Una vez dentro, podrás conocer su precioso claustro de los Reyes, la magnífica Sacristía, la iglesia de San Esteban, su precioso altar mayor y la singular escalera de Soto. El conjunto total forma uno de los monasterios más bellos de nuestro país.

Ieronimus, las Torres de La Catedral.

Una vez que ya nos hemos dado una vuelta por Salamanca, queríamos hablaros de esta visita por considerarla única y muy especial.

Pero, antes de nada… ¿A que os estáis preguntando el por qué del nombre de Ieronimus?. El nombre corresponde al latín de Jerónimo de Perigueux, que fue un obispo español muy famoso por su papel clave en la reconquista. Fue destinado a Salamanca en 1102 para ser el encargado de la reconstrucción de la Iglesia Santa María.

La subida no es apta para personas con vértigo, ya que en su punto más elevado hay 30 metros hasta el suelo pero, a pesar de todo, merece la pena pasar un poco de miedo.

El recorrido muestra:

  • Sala de la Mazmorra
  • Estancia del Carcelero
  • Sala del Alcaide
  • Torre Mocha
  • Sala Alta
  • Sala de la Bóveda
  • Terraza de la Torre Mocha
  • Pasarela hacia la Torre del Gallo
  • Triforio del interior de la Catedral Nueva
  • Terraza Norte
  • Sala del Reloj
  • Sala del Cuerpo de Campanas

Visitar Ieronimus, es una oportunidad de ver, conocer y disfrutar del patrimonio de una forma inusual. A través de sus pasadizos podréis ascender a las torres y a los tejados. Desde la altura contemplaréis el interior de los 2 templos y en los miradores disfrutaréis de unas espectaculares vistas de la ciudad de Salamanca, monumental.



Deja una respuesta