Datos Básicos:

Burgos

Siempre merece la pena volver a Burgos, y decimos volver, con lo que ya se supone que es ir más de una vez y… ¿por qué?

Pues… por su hermosa catedral gótica que es Patrimonio de la Humanidad, para ver el Museo de la Evolución Humana, para pasear por sus calles llenas de historia, por su gastronomía o para visitar los yacimientos de Atarpuerca. ¿Hacen falta más razones?

Empezamos por uno de los platos fuertes, la catedral.

La Catedral de Santa María de Burgos no es la primera que se levanta en el lugar donde está la actual. Anteriormente, hubo otra catedral románica edificada entre 1080 y 1095.

Pero, Burgos era una ciudad moderna y en constante expansión, así que, necesitaba una catedral que estuviera a la altura. Es entonces cuando el Rey Fernando III de Castilla y el Obispo D.Mauricio deciden de mutuo acuerdo levantar una catedral según el nuevo estilo, el gótico, que ya se extendía por Europa.

El Obispo, había estudiado en París y conocía las grandes catedrales francesas.

Con arquitectos y maestros franceses traídos a Burgos por el Obispo, se inicia la primera construcción que sigue el modelo de Notre Dame, en París, o las catedrales de Reims, Amiens…

Consiguiendo para Castilla y León la primera catedral gótica de la península.

En 1260 se consagra el templo. Se consideró todo un record porque sólo habían tardado 39 años en construirla.

La catedral consta de 3 cuerpos rematados por 2 torres laterales de planta cuadrada.

Las agujas caladas se añadieron en el siglo XV y son obra de Juan de Colonia.

En el exterior sobresalen también las portadas del Sarmental, la Coronería y la Pellejería.

En el interior podemos encontrar, entre otras cosas:

  • La tumba del Cid Campeador y su esposa Doña Jimena, su carta de arras y su cofre.
  • El papamoscas: Estatua articulada que abre la boca al dar las campanadas de las horas.

Fue declarada Patrimonio de la Humanidad el 31 de octubre de 1984 y es la única catedral española que tiene esta distinción de forma independiente, sin estar unida al centro histórico de la ciudad o en compañía de otros edificios.

Si queréis planificar vuestra visita con antelación os dejamos aquí el enlace para que podáis comprar las entradas online.

Muy cerquita de la catedral encontramos el Arco de Santa María que fue la puerta principal de la antigua ciudad amurallada.

Está repleta de estatuas que representan al Emperador Carlos V rodeado de las figuras más representativas de la historia de la ciudad.

Si atravesamos el arco, nos topamos de lleno con el paseo del Espolón y sus característicos árboles plataneros entrelazados.

Al ir caminando por el paseo nos encontraremos con las estatuas de los 4 reyes, el templete, el Teatro Principal, la Diputación, antiguos comercios, preciosos estanques…

En definitiva, un paseo muy agradable por una de las vías más populares y reconocibles de Burgos.

Justo al final del Paseo del Espolón nos espera la estatua del Cid Campeador, orgullo de la ciudad, y, no es para menos, ya que se trata de uno de los personajes más importantes de la historia de España.

Desde aquí, nos dirigimos a la Plaza de la LIbertad, más conocida como Plaza del Cordón porque, en ella, se encuentra la Casa del Cordón o Palacio de los Condestables de Castilla.

Es un edificio del siglo XV donde ocurrieron hechos tan importantes como la muerte de Felipe el Hermoso o la recepción de los Reyes Católicos a Colón al regreso de su segundo viaje a América.

Justo nos encontramos en plena zona de tapeo y ya va siendo hora de hacer una pausa para comer.

Su buscáis algo informal, tenéis multitud de bares donde degustar buenas y abundantes tapas a base de productos de la tierra (¡¡la morcilla no puede faltar!!) pero, si preferís sentaros a comer un buen lechazo, deciros que también estáis en el lugar correcto.

Para bajar la comida, y antes de subir al castillo, os recomendamos dar una vuelta por el Paseo de la Isla, que discurre en paralelo al río Arlanzón.

Y ahora sí, subimos al Mirador del Castillo.

Desde aquí arriba, tenemos las vistas más bonitas de la ciudad.

Se trata de un gran espacio natural con preciosos paseos, bosques, y, como ya os hemos dicho… ¡¡muy buenas panorámicas!!.

Además, podéis visitar los restos de la fortaleza.

Museo de la Evolución Humana y Atapuerca

Bajo el paraguas de la Fundación Atapuerca encontramos el Museo de la Evolución Humana (MEH) y los Yacimientos de Atapuerca.

El MEH está situado en el centro de Burgos, muy próximo a la catedral, y a tan solo 15km de los yacimientos de la Sierra de Atapuerca. En su interior, se puede hacer un extenso recorrido por la evolución humana y podemos disfrutar de más de 200 restos originales hallados en la sierra de Atapuerca y que están distribuidos entre las 2 plantas del museo.

Se trata de una visita muy amena y didáctica donde comprendemos un poco mejor de donde venimos.

Desde el MEH salen los autobuses lanzadera que nos llevarán al yacimiento de Atapuerca. Recordad, que para poder visitarlos es necesario reservar.

La visita transcurre por la Trinchera del Ferrocarril, un paso artificial de roca caliza abierto a principios del siglo XX que sacó a la luz los restos que dan lugar a los 3 yacimientos de Atapuerca:

  • La Sima del Elefante
  • La Galeria
  • La Gran Dolina

Os recordamos que los yacimientos se encuentran al aire libre, ubicados en un entorno natural por lo que os recomendamos ir con ropa y calzado adecuado.

Y… parafraseando al paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga: «Hay quien busca una explicación religiosa, mística o extraterrestre, pero todo el mundo necesita saber por qué está aquí».

Y es que… el yacimiento de Atapuerca no deja a nadie indiferente.

Deja una respuesta