Datos Básicos:

  • Lugares:
    • Catedral de la Almudena: C/Bailén, 10
    • Cripta de la Almudena: C/Mayor, 90
    • Plaza de Oriente: Ubicada enfrente del Palacio Real
    • Palacio Real: C/Bailén s/n
    • Plaza de Isabel II: Más conocida como Plaza de la Ópera.
  • Metro: Ópera (L5, L2 y Ramal Ópera-Príncipe Pío)

Catedral de la Almudena

La Catedral de la Almudena es de estilo neoclásico en su exterior y neogótico en su interior.

Se comenzó a construir en la segunda mitad del siglo XIX y fue consagrada por el Papa Juan Pablo II el 15 de junio de 1993. Sólo se tardaron 110 años en su construcción.

Su interior es de planta de cruz latina con una nave central y dos laterales. La capilla central está dedicada a San Isidro, patrón de Madrid, y a Santa María de la Cabeza.

En la actualidad, los restos del Santo, se encuentran en la Colegiata que lleva su nombre. Está situada en el centro de Madrid, en la calle Toledo.

Pero… ¿no os extraña que la Catedral esté dedicada a la Virgen de la Almudena? Según cuenta la tradición, ante la inminente invasión por los árabes de la ciudad de Madrid entre los años 711 y 714, los cristianos de la villa escondieron una imagen de esta Virgen en un cubo de la muralla para evitar su profanación. Cuando en 1083 el Rey Alfonso VI de León reconquista Madrid, su mayor afán era encontrar esa Virgen escondida tantos años atrás. Incapaz de encontrarla comienza a rezar frente a la muralla, en ese momento, una sección de esta se derrumba dejando al descubierto la imagen.

La talla actual de la Virgen de la Almudena data posiblemente de finales del siglo XV o principios del XVI .

Tiene su propio altar en el crucero de la nave derecha frente a la entrada por la calle Bailén.

La entrada a la Catedral es gratuita, sólo se solicita un donativo de 1€.

El horario es de lunes a domingo de 9 a 20:30 y en los meses de julio y agosto de 10 a 21. Está prohibida la visita durante las celebraciones litúrgicas.

Cripta de la Almudena

La entrada a la Cripta de la Almudena es de estilo medieval, con triple puerta y arco de medio punto. Se encuentra en el último tramo de la calle Mayor, casi al comienzo ya de la Cuesta de San Vicente.

Lo primero que os va a llamar la atención y que notaréis diferente con respecto a las criptas de otras iglesias o catedrales es que es amplia y luminosa; hay quienes dicen que es más bonita que la propia Catedral.

Esta construida en estilo neorrománico y en 1883 es cuando se puso la primera piedra. Se abrió al público en 1911, como veis mucho antes que el resto del conjunto catedralicio.

Sin duda, uno de sus valores más importantes, son las más de 400 columnas que posee, cada una de un estilo diferente donde podemos apreciar figuras biblícas, vegetales y… ¡hasta la osa y el madroño! símbolo de la Villa de Madrid.

La cripta está conformada por 5 naves y, en las laterales, hay 20 capillas en las que han intervenido artistas como Benlliure

Pero, una de las joyas es la capilla donde se encuentra la imagen de Nuestra Señora de la Flor de Lis. Se trata de una de las imágenes más antiguas de la Virgen en la ciudad de Madrid y tiene una historia repleta de sobresaltos y vicisitudes. Os dejamos este enlace por si queréis saber más sobre su historia

Paseando entre las columnas nos vamos encontrando toda una suerte de lápidas de enterramientos que nos van llevando a través de la historia de España, ya que aquí, reposan los restos de generaciones de nobles de toda España.

Las visitas se pueden realizar en horario de 10 a 20 todos los días de la semana, y, al igual que en la Catedral de la Almudena, lo único que hay que pagar es 1€ como donativo.

Tanto si sois de Madrid y no la conocéis, como su venís de fuera, esta cripta es una de las joyas «ocultas» de la capital cuya visita no os dejará indiferentes.

Palacio Real

El Palacio Real de Madrid o Palacio de Oriente se comenzó a construir en 1738 sobre el antiguo Alcázar que fue deborado por las llamas en la Nochebuena de 1734. Las obras finalizaron en 1751, ya bajo el reinado de Fernando VI.

Fue su padre, Felipe V quien ordenó erigir este Palacio a imagen y semejanza de las Residencias Reales que ya se estaban construyendo en Europa.

El primer monarca que habitó en estas dependencias reales fue Carlos III, el llamado «Alcalde de Madrid», eligiendo él la decoración a su gusto.

Esta misma decoración la podemos observar hoy en día en la que fue su habitación ya que se ha respetado tal cual estaba.

Las estancias que se ubican en la fachada de oriente fueron las utilizadas por Carlos IV y su esposa María Luisa, así como por los sucesivos Reyes de España hasta 1931.

Hoy en día, estas salas son utilizadas por el Rey para sus audiencias. Este palacio sigue siendo la Residencia oficial de los Reyes de España aunque los Reyes actuales no viven en él, si no en el Palacio de la Zarzuela

Ahora, si os alejáis unos metros de la fachada de oriente y observáis la cornisa superior del palacio os daréis cuenta de algo, ¿verdad? ¿Por qué hay en una zona estatuas y en otra no? Pues bien, según se cree esto es debido a una premonición que tuvo Isabel de Farnesio en la cual, un terremoto sacudía Madrid haciendo caer las estatuas y aplastándola.

Las estatuas que faltan en la cornisa son las que podemos ver en la Plaza de Oriente.

Un detalle que no os podemos dejar de reseñar, es el cambio de guardia. En este enlace encontraréis toda la información necesaria para que no os lo perdáis.

Ahora, volvamos a centrarnos en el palacio, más en concreto en sus jardines. Los Jardines de Sabatini se encuentran frente a la fachada norte del palacio.

Se accede mediante unas escaleras situadas en el extremo de la Plaza de Oriente o también desde la Cuesta de San Vicente.

Son unos jardines de estilo neoclásico en sintonía total con el palacio, donde abundan las fuentes, los parterres, las esculturas y los juegos geométricos.

Una curiosidad es que a pesar de que llevan el nombre de Sabatini, este, no fue el diseñador, entonces… ¿a qué es debido que lleven su nombre? Pues muy simple, se instalaron sobre los terrenos de las antiguas caballerizas que sí habían sido obra de Francesco Sabatini.

Desde estos jardines, sobre todo en primavera, podréis realizar unas fotos espectaculares del Palacio Real. En verano, podéis disfrutar de alguno de los espectáculos que programa en este espacio en Ayuntamiento de Madrid, dentro del Festival de Los Veranos de la Villa.

Plaza de Oriente y Ópera

La Plaza de Oriente es el espacio que se encuentra entre el Palacio y el Teatro Real o Teatro de la Ópera.

Fue el Rey José Bonaparte el que ordenó el derribo de las antiguas casas medievales que existían en esta zona, construyendo así, un nuevo espacio.

Pero no fue hasta el reinado de Fernando VII en 1817 cuando se encargó el diseño de una plaza abierta hacia el Palacio tomando como eje el teatro, que se construiría en el lado opuesto.

El Madrid Real Secretos y Curiosidades

El proyecto definitivo fue llevado a cabo por Narciso Pascual y Colomar en 1844 durante el reinado de Isabel II y es muy similar a lo que vemos hoy en día.

En la parte central podemos observar la estatua a caballo de Felipe IV y en los laterales de la plaza las esculturas de los 20 monarcas españoles de los primeros reinos cristianos de la reconquista.

El Madrid Real Secretos y Curiosidades

Estas son las estatuas que ya os hemos comentado, que tendrían que haber estado en la cornisa si no hubiera sido por la premonición de Isabel de Farnesio.

A este conjunto de esculturas los madrileños las llamamos «las estatuas de los Reyes Godos».

El resto del área está adornada por jardines haciendo de este, un lugar perfecto para hacer una pequeña parada para retomar fuerzas y seguir disfrutando de Madrid.

Teatro Real

El Teatro de la Ópera o más conocido como Teatro Real fue inaugurado el 19 de noviembre de 1860. La obra elegida como estreno fue La Favorita de Donizetti.

Fue la Reina Isabel II la que promovió la construcción de este teatro. Se la encargó a los arquitectos Antonio López Aguado y Custodio Moreno que crearon un magnífico edificio con forma hexagonal irregular.

El Madrid Real Secretos y Curiosidades

La fachada principal es la que mira a la Plaza de Oriente y la secundaria la que está orientada hacia la Plaza de Isabel II más conocida como Plaza de la Ópera.

La programación principal en la actualidad se basa en las óperas, aunque también, en los últimos años se han ido sumando otros géneros como los conciertos sinfónicos, flamenco y hasta grandes estrellas del pop rock nacional e internacional.

El Teatro Real también ofrece visitas guiadas donde conocer en profundidad la gran mayoría de sus salones e instalaciones. Esta oferta se completa con otros 4 recorridos temáticos guiados.

Toda esta información y también la relativa a la venta de entradas y programación la podéis consultar en este enlace.

Ya que estáis en la Plaza de la Ópera, os podéis acercar a ver este otro descubrimiento que seguro que os llamará la atención…

Después de este recorrido por el entorno del Palacio Real sólo nos queda comprar un barquillo en uno de los puestos que hay en la Plaza de Oriente, así pasaréis por unos verdaderos «gatos» ya que es un dulce muy típico de la capital.

Os esperamos en la siguiente entrada que publicaremos de Madrid de la que os iremos dejando pistas en RRSS ¡para ver si averiguáis cual es!

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Virginia

    Como bien decís cuando habláis de la Cripta … yo soy una de las que piensa que la Cripta es más bonita que la Catedral.
    ¡Para gustos los colores!.
    Una gran desconocida la Cripta.

    1. ¡Hola Virginia! Tal y como dices, la cripta de la Almudena es sorprendente, ya que es mucho más luminosa que la de otras catedrales.
      #Siguelapiedra y continúa descubriendo lugares a través de nuestras publicaciones.

Deja una respuesta

  • Categoría de la entrada:Madrid
  • Comentarios de la entrada:2 comentarios