Datos Básicos

  • Cómo llegar desde:
    • Madrid: A-6, AP-6 y A-67. 4h30min aprox. (carreteras con peajes) o A-1, A-231 y A-67. 4h30min aprox. (carreteras sin peajes)
    • Santander: A-67 y CA-131. 30min aprox.
    • Bilbao: A-8 y CA- 133. 1h30min. aprox.
  • Alojamiento: Hotel Los Hidalgos**
  • Horarios y precio de la entrada de la Colegiata de Santa Juliana: De martes a domingo de 10 a 13h y de 16 a 18h (invierno) y 16 a 19h (verano) En este teléfono podéis consultar más información 639 830 520. El precio de la entrada es de 3€.

Una visita imprescindible si viajáis a Cantabria es la Villa de Santillana del Mar. ¿Sabéis que se la conoce como la ciudad de las 3 mentiras?. Y es que, no es “santa, ni llana, ni tiene mar”, pero entonces…¿De dónde viene su nombre? Seguid leyendo, que os lo contaremos más adelante ya que dejaremos las 3 mentiras de Santillana del Mar al descubierto.

Las 3 Mentiras de Santillana del Mar al Descubierto

Esta bella localidad cántabra, capital del turismo rural en 2019, es conocida por tener a escasos km las Cuevas de Altamira que nos recuerdan que esta zona está habitada desde hace más de 15000 años.

Su origen se remonta al s.VIII cuando un pequeño grupo de monjes, por orden de Alfonso III, rey de Asturias, construyen una pequeña ermita para exponer las reliquias que habían traído de una mártir llamada Juliana.

Gracias a las donaciones, algunas expropiaciones y a ciertos privilegios concedidos por el reino asturleonés para la repoblación de la zona, se levanta un monasterio y a su alrededor algunas viviendas para agricultores, surgiendo así esta villa, a la que se nombró por el mismo nombre que el monasterio “Santa Luliana venida del Mar”, derivando al actual nombre de Santillana del Mar. Así que… ¡¡Misterio del nombre resuelto!!

Recordad que es una localidad muy turística, sobre todo en los meses de verano, así que si vais en vehículo particular es probable que os cueste encontrar aparcamiento. Lo más recomendable es dejar el coche en alguno de los parkings habilitados.

Santillana del Mar está incluida en la lista de “Pueblos más Bonitos de España” y enseguida os daréis cuenta del por qué.

Pasear por las calles de su coqueto casco histórico completamente peatonal y en cuesta, es transportarte a siglos pasados, ya que aún conserva su estructura y trazado medieval. Nosotras os recomendamos que, además de los lugares imprescindibles que os destacamos, recorráis tranquilamente esta preciosa villa.

Comenzamos la visita por la calle de Juan Infante, una de las principales de Santillana, donde ya podemos ver las típicas construcciones cántabras de piedra y balcones de madera, incluso algunas de ellas blasonadas. El camino hasta la Plaza Mayor, donde desemboca esta calle, está salpicado por tiendas de productos típicos y restaurantes… así que seguro que se os va abriendo el apetito.

Llegamos a uno de los lugares que no podéis dejar de ver, la Plaza Mayor, donde encontramos el Ayuntamiento ubicado en un antiguo palacio del s.XVII.

Quizá uno de los lugares más reconocibles de Santillana, además de su Colegiata, de la que hablaremos más adelante, es la Casa del Cura. Sus balcones adornados con flores hacen que se saquen fotos “top” para Instagram.

También podréis ver otras casonas de interés como la Casa del Águila y la Parra o la Casa Barreda Bracho del s.XVII, ocupada por uno de los Paradores de Santillana porque, otra curiosidad, es que esta localidad no sólo tiene un Parador, sino 2.

Antes de irnos de la Plaza Mayor, nos detenemos en las construcciones civiles más antiguas de la localidad, datando la Torre de Don Borja del s. XIII y la Torre de Merino del S. XIV.

Tomamos la Calle Río y, antes de llegar a la Colegiata, nos topamos con 2 puntos ineludibles.

Un bonito abrevadero del s.XVI y el obrador Casa Quevedo donde podréis degustar los sobaos y las quesadas con un vaso de leche, porque sí, los ponen para llevar… ¡¡es la comida rápida de Santillana!!, pero la supera con creces porque están deliciosos.

Después de este pequeño descanso saboreando los productos típicos de la Tierra, llegamos a la Colegiata de Santa Juliana.

La Iglesia, perteneciente al Camino de Santiago fue construida en el s.XII y es de planta basilical. Tiene 3 naves con cúpula de crucero, 3 ábsides semicirculares, la torre y ornamentación en taqueado jaqués.

Su claustro, presenta arcos de medio punto y alguno apuntado en su parte más antigua. En el lateral se pueden ver los típicos arcos ojivales del s.XV, de tradición cisterciense. La iconografía de los capiteles también es interesante, donde destacan los motivos de lacería, vegetales y narrativos.

Si os sobra algo de tiempo, a poco más de 10km desde Santillana, se puede visitar la espectacular Playa de los Locos, una de las mejores de España para realizar surf, y el Faro de Suances.

Este faro, también llamado de Punta del Torco de Afuera, se encuentra en Punta del Dichoso. Comenzó a funcionar en 1863, ocupando el lugar de una antigua fortificación medieval.

Desde aquí hay varios senderos que recorren la costa que llevan  hasta el mirador de la Roca Blanca, con unas fantásticas vistas al Mar Cantábrico. Como recomendación a las chicas, este día ¡no llevéis falda!

Deja una respuesta