Datos Básicos:

  • Cómo llegar a Huarte desde:
    • Madrid: Por la A-2, A-15, N-234, N-113 y AP-15 ó N-121, duración aproximada del trayecto 4h 30min.
    • Vitoria: Por A-1, A-10 y AP-15 duración aproximada del trayecto 1h 20min.
    • San Sebastián: Por A-15 y AP-15, duración aproximada del trayecto 1h 15min.
    • Zaragoza: Por AP-68 y AP-15 ó N-121, duración aproximada del trayecto 2h
    • Soria: Por N-122, N-113,  AP-15 ó N-121 duración aproximada del trayecto 2h 10min
  • Alojamiento: Hotel Don Carlos
  • Accesos a:
    • La Selva de Irati: En nuestro caso lo realizamos desde Ochagavía (Valle de Salazar) por el centro de acogida “Casas de Irati”. Toda la información necesaria la podéis encontrar en esta web
    • Bosque de Orgi (Lizaso): Debido a las medidas sanitarias actuales es necesario hacer reserva para acceder. Toda la información necesaria la podéis encontrar en esta web

La Comunidad Foral de Navarra ofrece una gran variedad de posibilidades tanto para disfrutar de una escapada como de unas vacaciones más largas. En esta ocasión os llevamos a la parte norte, donde los verdes valles, los bosques y montañas y la excelente gastronomía hacen las delicias de todos los que se animan a descubrir esta zona así que… ¿Qué tal si nos acompañáis?                                    

La Naturaleza A Vuestros Pies En Irati y La Ultzama

Siempre que partimos de viaje, y vamos en coche, nos tomamos relajadamente el camino puesto que para nosotras desde que salimos de casa ya son vacaciones; así que llegamos a nuestro hotel a media mañana. Huarte, es una localidad colindante con Pamplona. Un buen punto de partida para recorrer la zona y tener también cerca la capital, de la cual os hablaremos en otra publicación más adelante.

Navarra es una comunidad que la conocemos relativamente bien, así que desde Huarte nos fuimos directos al Valle de Ultzama. Éste es mucho menos conocido que el Valle del Baztán pero de una belleza natural increíble. Para los amantes de las setas es un lugar ideal para su recolección, eso sí, siempre con un permiso especial.

Paramos a comer en la Sidrería Aitona, que se encuentra a pocos kilómetros de la entrada al Bosque de Orgi. Os recomendamos que os llevéis unas cuantas sidras naturales de elaboración propia, muy típicas de esta zona. Después de comer nos dirigimos al Centro Ecuestre Ultzama para ver el Bosque de Orgi desde una perspectiva diferente. También es muy recomendable hacer el paseo caminando y disfrutar de la variedad de animales y plantas que nos ofrece. Hay un parking habilitado para poder dejar los vehículos.

Este Bosque de robles de unos 4000 años de antigüedad se encuentra en el término municipal de Lizaso. Cuenta con unas 80 hectáreas, siendo también el único robledal húmedo que queda en Navarra por lo que en términos ecológicos es muy importante.

Existen varios recorridos de baja dificultad y bien señalizados para conocer el bosque, en los que os encontraréis puntos de observación de aves, pequeñas lagunas o puentes. Aproximadamente en recorrerlo al completo se tarda 1h, pero siempre dependiendo del paso que llevéis.

Después del paseo en caballo nos dirigimos a Iraitzoz y Alkotz.

El primero es el pueblo con mayor número de habitantes. Aquí, podemos ver los típicos caserones del norte de Navarra y, el frontón y la taberna en la pequeña plaza.

Alkotz se separa de Iraitzoz por escasos metros. También cuenta con un robledal algo menos conocido que el de Orgi pero, sin embargo, de mayor extensión. En la iglesia de San Esteban se encuentra la talla de la Virgen de Belate. Todos los 1 de mayo se celebra una romería en honor a esta Virgen en la cual participan los 14 pueblos del Valle.

Cogemos el coche de nuevo y tomamos la antigua carretera de Belate para llegar al hotel restaurante Venta de Ulzama. Se encuentra unos kilómetros antes de coronar el puerto y está rodeado de frondosos bosques. Aquí siempre hace fresco aunque sea verano así que, los más frioleros, llevad algo que os cubra.

Venta de Ulzama se inauguró en 1896 en un caserón típico de la zona y con la idea de ser un punto de descanso para viajeros. La comida navarra es su seña de identidad, pero también se puede ir a tomar un aperitivo o merendar a su terraza con vista a los valles y la manada de ciervos que ellos mismos cuidan.

Os recomendamos que no os vayáis sin probar la cuajada quemada. Quizá uno de los platos más emblemáticos de este restaurante y que ¡¡está realmente deliciosa!!

El primer sitio al que nos dirigimos a la mañana siguiente es el Puerto de Larrau, haciendo frontera con Francia. Los amantes del ciclismo quizá lo conozcan, ya que es uno de los ascensos más duros (desde la vertiente francesa) y hasta el mismísimo Miguel Indurain sufrió un desfallecimiento en el Tour de 1996.

Tiene una altura de algo más de 1500m y, os avisamos, las carreteras están llenas de curvas, así que, para los que os mareéis, id preparados.

En la parte alta del puerto hay un aparcamiento donde dejar el coche y disfrutar de las impresionantes vistas a los Pirineos. Desde aquí vemos el Monte Orhi que ya alcanza los 2000m de altura y  al que se puede ascender a través de una ruta que parte desde este parking.

Descendemos por la misma carretera en dirección a Ochagavía. A la subida nos quedamos con las ganas de parar en el Mirador de Pikatua, así que ahora no lo dejamos pasar. Desde aquí tenemos unas vistas impresionantes a la Selva de Irati, el pico Ori y la sierra de Abodi. En el mirador hay un panel interpretativo donde viene información acerca del paisaje que vemos.

Es probable que encontréis rondando por el mirador caballos en libertad que se usan para el consumo de carne. Están acostumbrados a la gente y algunos se acercan a saludar, pero tened siempre precaución ya que no son animales domésticos.

Llegamos a Ochagavía a media mañana, por lo que antes de comer tenemos tiempo suficiente para ver esta bonita localidad del Valle de Salazar en el Pirineo Navarro. Sin duda este es un pueblo digno de fotografiar.

Sus características casas de piedra con tejados empinados en torno al río Anduña, el puente medieval y los frondosos bosques de hayas y pinos son la postal perfecta.

En muchas de estas casas los balcones están profusamente adornados con flores muy bien cuidadas y, si os fijáis, en algunas se conservan aún los escudos nobiliarios en sus fachadas.

Callejeando podéis llegar a la iglesia de San Juan Evangelista y a algunos miradores ubicados en la parte alta de la villa con unas vistas espectaculares al entorno.

Desde esta zona parte un sendero de unos 6km ida y vuelta a través del que se llega a la Ermita de Nuestra Señora de Muskilda que está ubicada en la cima del monte de mismo nombre a más de 1000m de altitud y donde se encuentra la patrona del Valle de Salazar.

Fue construida en el s. XII y restaurada en el s. XVII con una estructura similar a la arquitectura tradicional de la zona. Desde aquí podemos ver el espectacular paisaje pirenaico.

Para los menos aficionados a las caminatas es posible subir también en coche.

A primera hora de la tarde nos dirigimos hacia la Selva de Irati, por la NA- 2012 que nos lleva hasta el punto de información “Casas de Irati”, aproximadamente son 25Km. Esta es una carretera comarcal con muchas curvas, en la que mucho tráfico no suele haber, pero es habitual que se os crucen rebaños de animales, así que hay que ir con precaución.

A medio camino aproximadamente os encontraréis el Paso de Tapla, que es la cota más alta del Puerto de Abodi. En la carretera hay un panel indicativo por si el puerto está cerrado ya que es zona de frecuentes nevadas y vientos muy fuertes.

Hay un aparcamiento en el que podéis dejar el coche y, os recomendamos que lo hagáis, ya que el paisaje os va a dejar boquiabiertos.

Desde aquí parte el sendero de “los Altos de Abodi”, que según nos dijeron era sencillo pero muy interesante por sus paisajes. En nuestro caso íbamos con el tiempo justo para llegar a Irati, pero os dejamos la información aquí por si os animáis a realizarlo y así luego nos dejáis un comentario contándonos qué tal.

Después de echar unas cuantas fotos continuamos por la carretera hasta el centro de acogida “Casas de Irati”, en el siguiente enlace podéis consultar la información de horarios y otros datos de interés.

La Selva de Irati es uno de esos lugares que hay que visitar una vez en la vida. Es el mayor hayedo abetal de la Península y el segundo mejor conservado y de mayor extensión de Europa sólo por detrás de la Selva Negra en Alemania.

Está ubicado en el Pirineo Oriental con unas 17.000 hectáreas y, por fortuna, no ha sido modificado por la mano del hombre.

Desde “Casas de Irati” parten multitud de senderos de diferente longitud y dificultad que podéis consultar en este enlace.

En nuestro caso elegimos el sendero del “Bosque de Zabaleta”, de unas 2 horas de duración y con el que se llega a ver la cola del embalse de Irabia. Éste es un recorrido circular de baja dificultad apto para todo tipo de visitantes y con el que descubriremos los encantos de esta maravillosa “Selva”.

Para regresar a nuestro hotel en Huarte escogimos la carretera NA-2040, ya que teníamos interés en parar en el mirador de Zamariain, aunque no nos fue posible ya que se nos echó encima la noche. Os recomendamos que, si queréis una ruta con menos curvas, regreséis por la NA-178.

Al día siguiente regresamos de vuelta a Madrid, echando de menos los verdes paisajes y la tranquilidad del norte de la Comunidad Foral…así que no desperdiciéis la oportunidad de organizar una escapada por la zona ya que encontraréis la naturaleza a vuestros pies en Irati y la Ultzama

Deja una respuesta