Datos Básicos:

  • Cómo llegar:
    • Metro Plaza de España: Líneas 2, 3 y 10
    • Metro Ventura Rodríguez: Línea 3
    • Coche
  • Ubicación: Calle de Ferraz, 1
  • Información sobre horarios y entradas: Os dejamos aquí el enlace
  • Aparcamiento: La calle que bordea el parque donde se encuentra el Templo de Debod es una zona especial de estacionamiento regulado (SER), con una tarifa más económica. Además, no suele haber demasiados problemas para aparcar. En el GPS debéis de poner la calle Profesor Martín Almagro Basch

La Visita

Para empezar, os recomendamos hacer la visita al atardecer, y, a ser posible, en diario ya que los fines de semana es un lugar donde hay un gran número de visitantes, tanto madrileños como turistas. Más adelante descubriréis por qué…

Pero, primero, os vamos a contar qué hace un templo egipcio en pleno centro de Madrid.

Los orígenes de este templo parece que encuentran entre los años 200 a 180 a.C.

Obviamente, Madrid, aún no existía.

Fue el Rey Adijalamani de Meroe el que ordenó su construcción en la región de Nubia, concretamente en Debod y próximo a la isla de File donde se encuentra un imponente templo consagrado a la diosa Isis.

Pero entonces… ¿Cómo llegó el Templo de Debod a Madrid? y ¿Por qué?

Este templo, al igual que otros que se encontraban en la misma región, estuvieron en peligro debido a la construcción de la presa de Asuán en 1958.

Gracias a una operación llevada a cabo por la UNESCO junto con la colaboración de algunos países (entre ellos España) se consiguió salvar estos monumentos de la inundación.

En agradecimiento al trabajo prestado, el Gobierno Egipcio, regaló a España un templo completo. El Templo de Debod.

El traslado a nuestro país no fue nada fácil. Tuvieron que desmontarlo pieza a pieza y traerlo en barco a vapor. En junio de 1970 llegaba a Valencia procedente de Alejandría el Templo de Debod.

Hubo algunas disputas sobre donde «poner» el templo. Al final, ganó Madrid y su ubicación actual, próximo al Parque del Oeste.

Y en este punto… ¿Cómo se volvió a montar después de tenerlo totalmente desmontado?

Pues, tampoco fue tarea fácil ya que, desde Egipto, sólo mandaron un mínimo croquis y un plano, así que… ¡¡había que buscarse la vida!!

Con mucha paciencia y como si se tratara de un Lego, las piezas se fueron ordenando y colocando. Finalmente, pudo ser inaugurado en diciembre de 1970 por D. Juan Carlos I.

La orientación que se eligió fue la misma que tenía en Debod (este-oeste) por lo que en la actualidad desde aquí se pueden ver una de las puestas de sol más bonitas de Madrid, por eso, es un lugar tan concurrido al atardecer.

En el enlace que os hemos dejado en «Datos Básicos» podréis encontrar la información necesaria para la visita, aunque ya os adelantamos que… ¡¡es gratuita!!. Entonces… ¿Qué mejor que visitar un templo egipcio en el mismo centro de Madrid?

Deja una respuesta

  • Categoría de la entrada:Madrid
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios