Datos Básicos:

  • Cómo llegar:
    • Metro: Ciudad Universitaria (L6)
    • Autobús: 82, 132, F, G y U
    • Coche:  El museo se ubica en la Facultad de Farmacia en la Av. Complutense. Hay un parking público de pago donde poder aparcar el vehículo mientras se realiza la visita
  • Cómo concertar la visita: Toda la información la podéis encontrar en esta web

Antes de comenzar la visita a este sorprendente museo, queremos dar las gracias a Alejandra Gómez, por explicarnos y realizar la visita guiada, fue todo un lujo.

El Museo de la Farmacia… ¡Todo Un Descubrimiento!

El museo se encuentra en la 1ª planta del edificio principal de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense. Se creó a principios del s.XX gracias a Rafael Folch Andreu.

Originariamente se encontraba en la Calle Farmacia, que era donde estaba la antigua facultad, pero tras construirse la Ciudad Universitaria, fue trasladado al nuevo edificio en 1944, aunque no sería hasta 1951 cuando se inauguraría.

En el interior encontramos recreaciones de antiguas farmacias de toda España y diferente instrumental utilizado para la práctica farmacéutica. Os contaremos algunas de estas recreaciones, pero…las demás las tendréis que venir a ver vosotros mismos ¡os encantará!

Nada más entrar lo primero que nos llama la atención es la antigua botica Gibert. A pesar de lo que pueda parecer lo más sorprendente es que no es una reproducción, sino que se trajo pieza por pieza para volverla a montar en el museo.

Data del s.XVIII y perteneció originariamente a la familia Gibert de Torredembarra (Cataluña). Se cerró al público en 1903 y el museo la adquirió en 1948. Todo es original excepto los botes donde se almacenaban las hierbas medicinales que se utilizaban en ese momento y que fueron adquiridos en la Botica Ferrer de Puigcerdá. Son de manufactura catalana y también son del mismo siglo XVIII.

En esta 1ª planta podemos ver también un gran número de utensilios farmacéuticos como balanzas, dosificadores, microscopios, almiceres, morteros, instrumental de laboratorio, recipientes e incluso algunos medicamentos. Muchos de estos han sido utilizados en la propia facultad.

Bajando un pequeño tramo de escaleras nos encontramos con una recreación de un laboratorio alquimista de finales del s.XVI. Esta práctica, considerada brujería por muchos en aquella época, sería la que introduciría el medicamento entre los métodos terapéuticos en Occidente.

En el piso inferior podemos ver otras farmacias hispanas, como por ejemplo la del hospital de San Juan Bautista en Astorga (León) de la que nos llama la atención los muebles de madera policromados y con numerosos cajones decorados con paisajes o animales. Estos muebles se utilizaban para el almacenamiento de las sustancias curativas.

Seguimos la visita y llegamos a una de las farmacias que más nos llamó la atención, la Botica del Licenciado Maeso que se encontraba en la madrileña Plaza de Santo Domingo.

De estilo neogótico conserva el mobiliario y la decoración típicas de una farmacia del s. XIX y se mantiene tal y como estaba en 1874 cuando Luis Maeso y Bildroff la heredó de su padre.

Antes de esta visita desconocíamos por completo la existencia de este espacio y, sin duda, ha sido el Museo de la farmacia ¡todo un descubrimiento! para nosotras y esperamos que para todos vosotros también y que, con esta pequeña visita virtual, os animéis a conocerlo. ¡Aprenderéis muchísimo de esta bonita profesión!

***Todas las fotografías mostradas en este post son “Patrimonio Histórico Universidad Complutense de Madrid”***

Deja una respuesta