Datos Básicos:

  • Ubicación: Plaza de Isabel II. La exposición se encuentra dentro del Metro de Ópera
  • Cómo llegar:
    • Metro: Ópera (L2, 5 y Ramal Ópera-Príncipe-Pío)
    • Autobuses: 001, 1, 2, 3, 44, 46, 74, 75, 133, 146, 148
    • Bicimad: Estación número 24 (Plaza de Oriente)
  • Entradas: Os dejamos aquí el enlace done podréis comprar vuestras entradas online además de consultar los horarios.

Caños del Peral, una plaza oculta bajo Ópera.

A 10 metros bajo la plaza de Isabel II, en la estación de Metro Ópera, encontramos la recreación de la histórica fuente de los Caños del Peral, el acueducto de Amaniel y la alcantarilla de Arenal.

El museo, de 200 m2, está situado en el segundo nivel de la estación, junto al acceso al andén de la línea 2 en dirección a Las Rosas y a las escaleras mecánicas que llevan a la línea 5. No tiene pérdida, está bien señalizado.

A principios del siglo XVI el agua no llegaba a las casas de Madrid y el abastecimiento se realizaba mediante aljibes o pilas instaladas en las plazas o junto a puertas y murallas. En la Edad Moderna, las fuentes públicas sustituyeron a los aljibes, y parte de una de esas fuentes, es lo que encontramos hoy en Ópera.

La Fuente de los Caños del Peral, fue diseñada por Juan Bautista de Toledo, primer arquitecto del Monasterio de El Escorial. Por entonces, Felipe II ya había adoptado a Madrid como sede de su corte y capital del reino. La Fuente recogía las aguas del manantial existente junto a la Puerta de Balnadú. Su sobrante servía para surtir los lavaderos y para regar los jardines reales. Contaba con seis caños y sus correspondientes pilas.

El Acueducto de Amaniel se levantó a principios del siglo XVII y formó parte del Viaje de agua de Palacio. Este Viaje procedía de la Dehesa de la Villa y surtía al Alcázar y las casas de alrededor. Su función era salvar el barraco que el arroyo del Arenal excavaba en la plazuela de los Caños del Peral. Además este acueducto contaba con una importante novedad, una galería de mantenimiento. De modo que, si había alguna avería se podía acceder fácilmente para arreglarla sin tener que «desmontar» el acueducto por completo.

La Alcantarilla del Arenal es una galería subterránea que se fue construyendo a lo largo del siglo XVI. Su objeto fue canalizar las aguas del arroyo del Arenal y las inmundicias que se arrojaban a ellas al grito de ¡Agua va! De esta forma se favoreció la urbanización de la zona y se hizo más habitable el entorno del Alcázar. Durante el reinado de Carlos III, se dio un nuevo impulso a la política de higiene urbana creando, lo que conocemos ahora, como la red de alcantarillado, de la que, la Alcantarilla del Arenal, pasó a formar parte.

En la plaza de Isabel II existe un monolito en superficie que recuerda la fuente y en el suelo está marcado la ubicación y disposición del la Fuente Caños del Peral, una plaza oculta bajo Ópera.

Deja una respuesta