La comarca de la Sierra de Francia, se encuentra al sur de la provincia de Salamanca. No figura en las primeras posiciones de la listas de turismo rural. Sin embargo, cada vez se va haciendo más conocida entre los viajeros como tú por todo lo que tiene que ofrecer: pueblos pintorescos, numerosas rutas para practicar senderismo y una curiosa gastronomía.

Y tú, ¿Aún no conoces La Alberca? Descúbrela junto con otros 5 imprescindibles de la Sierra de Francia.

Peña de Francia

¿Pero esta vegetación de donde ha salido? ¡¡Si estábamos en un verdadero secarral!! Esto fue lo primero que salió por nuestra boca al ir haciendo el camino desde Salamanca a la Peña de Francia. Y es que, sin comerlo ni beberlo habíamos pasado del paisaje pajizo propio del verano salmantino a un verdadero vergel.

El ascenso a la cima de la Peña de Francia (1.727 metros) se realiza a través de una sinuosa carretera. En verano no presenta ninguna complicación pero, durante el invierno, puede estar cerrada total o parcialmente.

Una vez arriba, lo primero que te va a llamar la atención son las espectaculares vistas de toda la comarca. Si te fijáis bien, entre las rocas más próximas, puedes ver alguna cabra montesa.

Pero, antes de continuar… ¿A que no sabes porque la Peña de Francia se llama así?. Cuenta la historia que Simón Vela, un ciudadano francés, peregrinaba en busca de la Virgen. Pasaba las noches despierto esperando el milagro, cuando una madrugada de 1434 se le apareció la Virgen, y con un rayo de luz le señaló un lugar exacto de la Peña. Simón de inmediato se incorporó y se puso a cavar y a retirar piedras, bajó a buscar ayuda al pueblo… y para sorpresa de todos, encontraron enterrada una vieja Virgen de piel morena.

Lo que puedes ver ahora, es una iglesia, el convento y la Capilla de la Virgen construida en el s. XVI sobre la gruta donde Simón encontró enterrada la Virgen Negra de la Peña.

La Alberca

Los habitantes de esta localidad están muy orgullosos de ella, y tienen sus motivos… Desde la década de los cuarenta presume de ser el primer pueblo español declarado Conjunto Histórico Artístico, y desde 2014 pertenece a la red de «Los Pueblos Más Bonitos de España».

Con estas credenciales, lo mejor que puedes hacer es pasar del plano para perderte por sus calles y rincones. Descubrirás las preciosas fachadas de sus casas con entramado de madera y sus balcones adornados.

Tarde o temprano, después de callejear por el pueblo llegarás a la Plaza Mayor. Aquí se concentran multitud de bares y restaurantes que invitan a sentarse en sus terrazas para saborear la gastronomía local en un entorno único.

¿Qué? ¡Ah sí! Que te recomendamos para comer… ¿No?. Pues sin duda alguna el embutido ibérico. El jamón, chorizo, lomo, etc… son toda una delicia. Pero, si quieres probar algo original y único de la zona pide el limón serrano; una mezcla de chorizo, atún, huevo y cítricos… eh, sí, suena un poco raro pero si eres de los 80 fijo, fijo, que el bocata de nocilla con chorizo lo has probado así que… te puedes atrever con esto. Te dejamos aquí la receta.

Y… después de saborear todos estos manjares estamos completamente seguras de que no te vas a poder resistir a entrar en una de las muchas tiendas que hay con esos escaparates repletos de ibéricos y llevarte un buen surtido.

Mogarraz

Puede que para muchos Mogarraz sea el pueblo más bonito de la Sierra de Francia, desde luego, es menos conocido que La Alberca pero no le tiene nada que envidiar.

Declarado Conjunto Histórico Artístico en 1998 es característico de Mogarraz sus casas serranas con típicos entramados de madera, piedra y adobe, algunas de hasta 4 pisos de altura.

Pero, si hay algo que verdaderamente distingue esta localidad de las del resto de la comarca es la exposición de retratos que adornan las fachadas de las casas.

Todo comenzó a finales de los años 60, cuando un vecino de la villa, Alejandro Martín Criado, retrató a todos los vecinos del pueblo para que pudieran formalizar su DNI. En 2008 el artista local Florencio Maíllo, recuperó dicho archivo fotográfico convirtiéndolo en una galería de arte, más de 400 obras se reparten por las calles de Mogarraz.

Además de las bonitas casas, entre los monumentos y sitios más destacados que tienes que ver en Mogarraz se encuentra la Plaza Mayor, la Ermita del Humilladero y Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves.

Miranda del Castañar

Si hay algo que indudablemente destaca de Mirada del Castañar es su casco histórico amurallado, con castillo y judería, declarado Conjunto Histórico Artístico. Así que, no te extrañará que esta localidad también esté incluida en la lista de «Los Pueblos más bonitos de España».

Lo primero que vas a ver a tu llegada es la Plaza Mayor, también conocida como Plaza los Toros porque se transforma en eso, en una plaza de toros; aunque en realidad se trata del antiguo patio de armas del castillo.

El castillo de Miranda del Castañar alcanzó su esplendor en 1547, con Don Diego de Zúñiga. En la actualidad es propiedad privada y no se puede visitar.

Para acceder a la población tienes que entrar por la Puerta de San Ginés, el edificio que queda a tu derecha era la antigua alhóndiga, lugar donde se compraba, vendía y almacenaba el grano de los habitantes de la villa. En la actualidad alberga el Ayuntamiento.

El recinto amurallado rodea todo el perímetro del pueblo y conserva sus 4 puertas: la Puerta de la Villa al norte, la Puerta del Postigo al sur, la Puerta de San Ginés al este, y la Puerta de Nuestra Señora de la Cuesta al oeste.

¿Necesitas algo más para no dejar pasar la oportunidad de acercarte a esta localidad?

Villanueva del Conde

Es el último de los municipios salmantinos en unirse a la lista de Conjuntos Históricos, dada la peculiar distribución de sus casas que crean una especie de recinto amurallado.

Así pues, lo más interesante es la arquitectura del conjunto del pueblo, pero también merece una parada especial la iglesia parroquial dedicada a San Fabián y San Sebastián, cuya construcción data de mediados del s. XVII.

San Martín del Castañar

in

Lo primero que te va a llamar la atención son los maceteros que decoran el pueblo. Todos tienen algo escrito o dibujado: desde criaturas mitológicas hasta frases con palabras o expresiones típicas del lugar. ¡¡Nos pareció una idea súper original!! y una manera más de «ambientarse» en la zona.

La primera parada importante es la plaza del pueblo. En ella, encontrarás una fuente con agua proveniente de un manantial cercano. También, podrás ver el Portalón, un curioso soportal en el que antiguamente se reunía el Consejo del pueblo.

Siguiendo de frente llegarás hasta la iglesia Parroquial del s. XIII dedicada a San Martín de Tours. Como curiosidad, en el atrio de la iglesia encontramos una estela romana que reza “Bolosea, hija de Brevio, vivió 70 años. Aquí yace. Séate la tierra leve. A su madre dedica este monumento el centurión Reburrus, hijo de Tapor”.

Siguiendo la calle del cementerio verás el castillo (s. XV). Tras la última restauración, acoge el Centro de Interpretación y Recepción de Visitantes de la Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar y Francia.

Junto a lo que fue el patio de armas está la Plaza de Toros. Tiene un trazado irregular, muros de piedra y un pequeño graderío de tablones de madera. Además, pertenece al selecto grupo de las consideradas como plazas de toros más antiguas de España junto a la de Miranda del Castañar,  Béjar o Ronda.

Ahora para nosotras es el momento de regresar al hotel a descansar, pero, no sin antes dejarte a continuación toda la información básica necesaria para que organices tu propia escapada a la Sierra de Francia.

Datos Básicos:

  • Cómo llegar: Esta es la ruta que seguimos tomando como punto de partida Salamanca. Si os encontráis por los alrededores de Plasencia, también puede ser un buen momento para hacer esta excursión.

Deja una respuesta