¿Os gustan los plátanos? Pues esperamos que sí, porque además de que en Canarias se producen los mejores (a un español que no nos quiten las motitas tan características de estos plátanos) resulta que Tazacorte, está lleno de plataneras, no en vano, cuenta con el único museo de toda Europa dedicado al plátano

Pero este pueblo es más que un inmenso mar de plataneros. Su núcleo histórico (Barrio del Charco) cuenta con un conjunto patrimonial de gran valor, como lo demuestran sus casas solariegas de los siglos XVI y XVII.

Las más llamativas quizás sean la Casa Díaz Pimienta, la Casa Massieu y la Casa Monteverde, esta última presenta un atractivo algo menor que las anteriores en lo que a estética se refiere, pero, merece la pena su visita debido a que es una de las más antiguas de toda La Palma. Además tiene una leyenda.

Parece ser que este era el hogar donde se alojaron los jesuitas que fueron posteriormente torturados por los piratas. Por este motivo también es conocida como La Casa de los Mártires.

Pero, sin duda, la imagen que más vamos a retener en nuestra memoria de Tazacorte es la playa de arena negra que se extiende frente al colorido puerto.

Más al sur, encontramos la playa de los Guirres, que se expande bajo la escarpada orografía con una mezcla de arena, callaos y plataneras.

Hay un pequeño kiosko donde comer o tomar algo… ¿Necesitáis algo más para un día de sol, playa, relax y cultura? ¿Sí? Pues acompañadnos a Los Caños de Fuego.

Caños de Fuego

El Centro de Interpretación de las Cavidades Volcánicas «Caños de Fuego» se encuentra a unos 15 minutos de Tazacorte, hacia el interior.

Este centro se inauguró en 2019 y está construido sobre las coladas de lava del Volcán de San Juan, que entró en erupción en 1949.

La visita comienza en una pequeña, pero muy completa, exposición. Cuenta con material audiovisual sobre la historia del Volcán de San Juan y los tubos volcánicos que se han formado.

En el piso inferior, encontraréis la entrada al tubo volcánico «Cueva de Vidrio».

La visita es guiada, y en el interior nos explican como surgen este tipo de formaciones y sus peculiaridades.

Con la Cueva de Vidrio se termina la visita al interior del centro, pero… ¡¡aún hay más!!

Podréis pasear por encima (literalmente) de las coladas de lava y observar sus diferencias gracias a unas pasarelas de madera que os llevarán hasta la Cueva de las Palomas.

Esta cueva es otro tubo de mayores dimensiones, que hay que visitar con guías especializados y con cierto equipamiento.

Podéis reservar la entrada en una de estas webs:

Queríamos dar las gracias a todo el equipo de guías de «Caños de Fuego» por hacernos tan agradable la visita. ¡¡Aprendimos mucho sobre vulcanología!! y recordamos que la naturaleza tiene un poder inconmensurable.

Deja una respuesta

  • Categoría de la entrada:Viajes
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios