Una de las excursiones que se pueden hacer desde Gdansk es al pequeño pueblo de Frombork que cuenta con una imponente catedral y al castillo de Malbork. Para que dé tiempo a hacerlo en el mismo día, os recomendamos que salgáis temprano.

Frombork

Al primer sitio que nos dirigimos es al más alejado de Gdansk, Frombork. Tardamos aproximadamente 1h y 15m.

En esta localidad vivió Copérnico desde 1510 hasta su muerte en 1573, donde ejercía de canónigo. Su enfrentamiento con la Iglesia Católica debido a sus teorías le llevó a estar perseguido por la inquisición. A consecuencia de esto fue enterrado en la catedral de Frombork en una tumba sin nombre.
No sería hasta el año 2005 cuando se encontraron sus restos y unos años después se confirmó que eran los del astrónomo.
Debido a la importancia que tiene Nicolás Copérnico tanto a nivel mundial como en su Polonia natal, decidieron darle sepultura a los restos en 2010 con los honores que no tuvo el día de su muerte.


Cerca del puerto hay un parking donde podéis aparcar el coche y desde aquí llegar caminando a la catedral que se asienta sobre una colina.

Esta imponente catedral fortificada, de estilo gótico en ladrillo, se construyó durante el s.XIV en el mismo lugar donde se encontraba una antigua iglesia de madera.
Dentro del recinto de la catedral también se pueden visitar la torre de Copérnico y un pequeño planetario donde se encuentra el péndulo de Foucault.

Elblag


Desde aquí nos fuimos a la cercana localidad de Elblag, a poco más de 30 minutos en coche. Nosotros lo aparcamos en las proximidades del centro sin muchas dificultades, eso sí, hay parquímetro. Aunque si no queréis complicaros, al otro lado del río hay varios aparcamientos.


Al primer lugar al que nos dirigimos es a la catedral de San Nicolás ubicada en el casco histórico. La encontraréis fácilmente ya que su torre de casi 100m se ve desde casi cualquier punto de la ciudad.
Se construyó en el s.XIII en estilo gótico y pasó a ser una iglesia luterana en el s.XVI debido a que el ayuntamiento de la ciudad promovía este culto. No sería hasta la segunda década de 1600 cuando la iglesia volvería a ser católica, siendo la única en la ciudad. Durante la II Guerra Mundial quedó destruida prácticamente en su totalidad. Lo que vemos a día de hoy es la restauración posterior que se realizó.

El centro histórico de Elblag ha sido reconstruido a partir de la década de los 70, intentando dar el aspecto que tenía la ciudad antes de la Guerra.

Al salir de la catedral, nos dirigimos a la galería de arte Centrum Sztuki que se encuentra en el otro extremo del casco antiguo, junto a la Puerta del Mercado.
Llegamos a la galería de arte después de dar un paseo por la ciudad. Lo más llamativo es que se encuentra en una antigua iglesia, la Iglesia de la Santísima Virgen María del S.XIII.


Muy cerca encontramos la puerta del Mercado, la única superviviente de las torres defensivas del antiguo recinto amurallado de la ciudad. Fue construida en el s. XIV en estilo gótico y es una de las construcciones de este tipo más altas de Polonia.


Pero, sin duda lo más destacado de esta ciudad y por lo que es más conocida es por el histórico canal de Elblag construido entre 1844 y 1881. Con una longitud de más de 80km se extiende hacia el sur hasta la ciudad de Ostroda.

Este canal es toda una obra de ingeniería y actualmente también una atracción turística.
Su cometido principal fue mejorar el transporte de madera y productos agrícolas de los bosques de Warmia, hasta el industrial puerto de Elblag.
Durante todo el recorrido se pueden ver esclusas para controlar los niveles de agua, pero en una determinada zona, la altura que hay que salvar es den unos 100m, por lo que las esclusas no se podían utilizar.

Se elaboró un ingenioso sistema por el cual los barcos salen del agua y se colocan en una especie de raíles por los que son arrastrados para salvar este desnivel. Una vez superado, los barcos vuelven a ser reflotados al canal.

Si estáis interesados en hacer un pequeño crucero y descubrir esta brillante obra polaca, podéis encontrar la información en este enlace

Malbork


Nuestra siguiente parada está a unos 30min y es el Castillo del Malbork, al que llegamos a primera hora de la tarde. En este enlace podéis consultar los horarios y precios.


El Castillo de Malbork es uno de esos lugares que no hay que dejar de visitar en Polonia. Fue inscrito en la lista de monumentos Patrimonio de la Humanidad en 1997 y es el castillo gótico más grande de Europa.
Esta gran fortaleza medieval tiene su origen en el s.XIII. La construyeron los Caballeros de la Orden Teutónica y, al igual que la mayoría de edificios históricos de Polonia, el material principal con el que se construyó fue el ladrillo.


Durante la II Guerra Mundial, el castillo sirvió un tiempo como campo de concentración, pero también como lugar de adoctrinamiento de jóvenes alemanes en la ideología del nazismo. Las tropas soviéticas lo liberaron en 1945 y, en represalia por la ocupación alemana, lo destruyeron casi por completo. Las labores de reconstrucción terminaron en el s. XXI.
Las visitas al castillo de Malbork son por libre, aunque ofrecen el servicio de audioguía que es bastante útil para no saltarnos ninguno de los puntos clave de esta fortaleza.
El recinto está dividido en 3 zonas, castillo bajo, medio y alto pasando de un espacio a otro a través de puentes o escaleras.
A la hora de planificar la visita tened en cuenta que pasaréis un buen rato en el interior del castillo, así que es mejor ir sin prisas.

Deja una respuesta

  • Categoría de la entrada:Viajes
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios