Aunque para muchos totalmente desconocida, Lebork es una ciudad con mucha historia y monumentos interesantes. Además, es la puerta de entrada al Parque nacional de Słowiński donde podremos admirar las famosas Dunas de Leba.

Lebork

En esta ocasión, vamos a empezar nuestra visita a Lebork por la Iglesia de Santiago Apóstol.

La primera mención de la creación del templo data de 1341, su construcción probablemente terminó en el s. XV.

En el exterior de esta iglesia gótica destaca su gran torre y, en el interior, encontramos:

  • En la sacristía, la única bóveda de cristal original que se ha conservado.
  • Las tumbas renacentistas colocadas en la pared sur del presbiterio
  • El altar barroco de 1702
  • Un valioso púlpito rococó de madera policromada

Desde el 25 de julio de 2010 por decreto del obispo de Pelplin la iglesia es el Santuario Diocesano de Santiago.

Una de las pocas ciudades de Pomerania con murallas defensivas medievales bien conservadas es Lebork. Su construcción comenzó en 1341 y se completó alrededor de 1363. La longitud total era de 1220 metros y una altura de entre 6 y 10 metros. Constaba de 32 torres y medias torres y 2 puertas, la de Gdańsk y Słupska. 

A día de hoy se conserva la conocida como la Torre de Hiedra. Se llama así porque estaba cubierta de una espesa hiedra hasta el invierno de 1855, en el que la hiedra se congeló por las fuertes heladas. A partir de entonces, solo le quedó el nombre. La estructura de la torre es bastante curiosa. En la base tiene cuatro lados, y, a partir del segundo piso, su forma cambia a octogonal. El techo se remata con un grifo y una bola de cobre.

Otro de los lugares destacados de la ciudad es una parte del castillo de los Caballeros Teutónicos. Existía ya en 1363 y residió en él Dytrych von Loupheim, el primer «alcalde» teutónico de Lębork. Las repetidas reconstrucciones realizadas en épocas posteriores distorsionaron la apariencia original del castillo. Hoy es la sede del Tribunal de Distrito.

Para finalizar la visita os recomendamos que deis un paseo por la ribera del río Leba y visitéis la calle Staromiejska donde os encontraréis una curiosa fuente rodeada de ranas muy similar a la de Torun.

Parque Nacional Slowinski

La curiosidad principal de este parque situado en el litoral del Báltico, a unos 100 km de Gdansk, son las grandes extensiones de dunas móviles, que dejan al descubierto en algunos sitios árboles muertos y restos de bosques cubiertos por la arena.

Slowinski es uno de los 23 parques nacionales de Polonia. Fue fundado para preservar la belleza, el sistema de los lagos costeros, pantanos, turberas, prados y bosques, pero sobre todo, para conservar las dunas de arena más grande de Europa, que se mueven bajo la influencia de los fuertes vientos y tormentas. El parque fue reconocido como un valor natural excepcional y registrado en la Lista Mundial de Reservas de la Biosfera en 1977.

La duna más alta en Slowinski es Czolpinko, con una altura de 56,5 metros. Otras grandes dunas en la zona son las dunas Stilo, Lacka y Lesna. Las lagunas costeras son una gran atracción para los visitantes del parque. Los lagos más grandes de la costa son Lebsko y Gardno.

A los amantes de las aves les encantará el Parque Nacional Slowinski, ya que hay alrededor de 255 especies de aves, de las que 150, anidan. La riqueza de la fauna aviar es causa de la diversidad de los hábitats naturales y la ubicación del parque en las rutas de migración de muchas especies de aves en primavera y otoño.

El parque permite senderismo como la única forma de turismo. Hay alrededor de 140 km de senderos turísticos. Por los lagos existen algunas torres de observación y en los senderos se pueden encontrar bancos y lugares de descanso. Los lagos están excluidos de las actividades turísticas, a excepción de la ruta de navegación Leba – Kluki, recorrida por barcos con motores eléctricos.

Como última recomendación. Si tenéis oportunidad de quedaros para ver el atardecer, hacedlo. Son verdaderamente increíbles.

Deja una respuesta

  • Categoría de la entrada:Viajes
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios