Datos Básicos:

  • Cómo llegar a Canillas de Aceituno desde Málaga:
  • Entrada: Gratuita
  • Dificultad: Alta. Quizás no sea tanta la complejidad como el nivel de peligrosidad. Hay tramos en los que el camino es muy, muy estrecho y no existe ningún tipo de barandilla que nos separe del precipicio. También hay una parte en la que el camino es una acequia y hay que caminar por encima de ella. Por todo esto no lo recomendamos para niños pequeños ni para personas mayores.
  • Longitud: 4 km hasta llegar al Puente Colgante.
  • Recomendaciones: Llevar buen calzado, gorra, agua y algo de comer.
  • Mejor época para visitarlo: Primavera y otoño. En estas épocas del año el clima en la provincia de Málaga es muy bueno y se cuenta con bastantes horas de sol sin que haga excesivo calor.
  • Restaurante La Sociedad: Todo lo que necesitáis para reponeros después de la caminata. ¡¡Para chuparse los dedos!!

Estrenamos el tercer puente colgante más largo de España

Pues sí, sí, como lo leéis, el pasado mes de octubre estrenamos el tercer puente colgante más largo de España inaugurado en la sierra de la Axarquía (Málaga), más en concreto en Canillas de Aceituno.

Pero, empecemos por el principio… Aparcamos el coche en un parking que están construyendo a la entrada del pueblo. Tiene varias plantas y cuando fuimos era gratuito, aunque tiene pinta que dentro de nada van a empezar a cobrar por aparcar ahí, igual nos equivocamos…

El sendero entre Canillas de Aceituno y «El saltillo» pertenece a la etapa 7 de la Gran Senda de Málaga (GR-249) y comienza en el mismo pueblo, que ya es digno de ver.

Encaramado en la Sierra de Tejeda es un pueblo de calles estrechas, impecablemente encaladas, con arcos mudéjares y rincones llenos de flores, y, por si todo este encanto fuera poco, se come bien. Si lo vuestro es la carne no podéis iros sin probar su famoso chivo. Cocinado con aceite de oliva virgen extra y horno de leña de olivo, es todo un manjar. Una motivación más para hacer esta caminata.

Os hemos dejado en «Datos Básicos» el nombre de uno de los restaurantes más conocidos del pueblo. Recomendamos que llaméis con antelación porque suele estar lleno.

¿A que ahora ya estáis animados del todo para empezar a caminar? Pues vamos a ello.

La ruta empieza en el mismo centro del pueblo, en la plaza del Ayuntamiento. Veréis unas escalinatas (sí, ya empezamos con las escaleras). Nada más subirlas, a la izquierda veréis un cartel donde os indicará el camino a seguir y algunas recomendaciones.

Empezamos subiendo una imponente cuesta entre las calles del pueblo. Nos iremos encontrando con una serie de miradores desde donde tenéis unas bonitas panorámicas, tanto de Canillas como de su entorno, y, ya de paso, hacéis una paradita para recuperar el resuello.

Esta primera y exigente subida nos lleva hasta el final de la población. Allí encontramos un poste donde nos indica por donde continuar. A partir de aquí, nos adentramos en la sierra.

A pocos metros, ya empezamos a darnos cuentas que el camino no va a ser fácil, y es que, nos topamos con un tramo muy estrecho ocupado casi en su totalidad por una acequia y, no nos queda otra que caminar sobre ella.

En Málaga, a poco que salga el sol, ya calienta, por lo que, este tramo en el que nos acompaña el agua fresca de la sierra es una verdadera maravilla.

Después nos encontramos con un par de subidas bastante duras. Se trata de unos terraplenes, sin prácticamente sombra y con cantos sueltos lo que la hace resbaladiza. Así que, paciencia y subidlas a vuestro ritmo.

Más o menos nos encontramos ya a la mitad del recorrido, y tenemos una buena noticia, viene una parte llana, bastante larga, que nos acompañará hasta el llegar al puente.

Este, es un buen momento para descansar debajo de la sombra de alguna encina u olivo y disfrutar de las impresionantes vistas.

Tras un último giro a la izquierda, llegamos a una pequeña explanada donde todavía continua la caseta de las obras del puente, por lo que sabemos, que ya estamos cerca. Efectivamente, unos metros más allá, mirando hacia el barranco, comenzamos a ver su silueta.

Un poco más adelante, a la derecha, sale la bifurcación de la senda que nos lleva al puente colgante, podéis bajar ahora, o continuar un poco más por el camino que traíamos hasta unas pasarelas de metal colgadas (literalmente) de la roca y que os recordarán mucho a las de el Caminito del Rey Desde aquí, tendréis también unas maravillosas vistas del puente.

Volvemos sobre nuestros pasos a la bifurcación de la que os hemos hablado antes, solo que ahora, nos pillará a nuestra izquierda. Os sorprenderá el desnivel que tiene. Tenemos que bajar por la ladera del monte hasta una altitud de 62 metros sobre el cauce del río Almanchares.

Una vez allí, tendremos enfrente el famoso puente colgante de «El Saltillo». Tiene 1,20 metros de ancho y 50 metros de largo que permite atravesar el desfiladero que forma el río. Si os atrevéis a asomaros contemplaréis unas vistas impresionantes desde un lugar único.

Y, ahora sí, toca volver a Canillas a por nuestra merecida comida. ¡¡Acordaos que nos espera el chivo!!

Por último deciros que aunque a este sendero se le compare con el Caminito del Rey, no tiene nada que ver ni en cuanto a dificultad ni en cuanto al entorno paisajístico.

¿Habéis estado en el Caminito o en Canillas? ¡¡Contadnos vuestra experiencia en los comentarios!!.

Deja una respuesta