Datos Básicos:

  • Cómo llegar desde Cuenca a:
    • Villa Romana de Noheda
    • Ventano del Diablo
    • Parque de El Hosquillo
    • Monumento Natural del Nacimiento del Río Cuervo
  • Entradas Villa Romana de Noheda: Hay que reservar con antelación porque hay pases y aforo limitado.
  • Entradas Parque de El Hosquillo: El acceso al parque se realiza en visitas guiadas, permitiéndose la entrada a un máximo de 35 personas por turno. Podéis reservar vuestras entradas aquí.

En esta ocasión os traemos 4 visitas imprescindibles desde Cuenca con las que conoceréis mejor su patrimonio histórico y natural.

Vamos a empezar este recorrido en la Villa Romana de Noheda.

Villa Romana de Noheda

Habíamos oído hablar del descubrimiento de esta villa romana hace unos años aunque, no fue hasta el año 2005 cuando salieron a la luz las maravillas que se ocultaban bajo tierra. Y, aprovechando nuestra visita a Cuenca, decidimos pasarnos por Noheda.

Ahora podemos decir que es una visita que no os podéis perder si estáis por la zona y os vamos a contar por qué.

Se encuentra a apenas 20 kilómetros de Cuenca, en la pequeña pedanía de Villar de Domingo García. Estad atentos para no pasaros la salida que os lleva al pueblo y una vez allí seguid los carteles que indican «Villa Romana». Los carteles no están muy visibles, se encuentran adheridos a los muros de las casas del pueblo, así que, acertar con el camino ya es toda una aventura.

Una vez allí, la guía nos explica que esta villa romana tiene un total de 10 hectáreas, de las que apenas se han excavado (de momento) entre el 5% y el 10% y que estuvo habitada entre los siglos I a.C. y VI d.C.

Lo primero que veremos, en su parte exterior, es la excavación de lo que fueron las termas privadas para el propietario, su familia e invitados. Se han llegado a encontrar hasta 30 tipos diferentes de mármol, lo que pone de manifiesto su posición económica y social.

A partir de aquí entraremos en una estructura metálica con la que han protegido la joya de la corona: el mosaico figurativo de 231 metros cuadrados y 3 millones de teselas (piezas), que le ha otorgando al yacimiento el apodo de Pompeya española.

El mosaico se ve desde arriba. Han construido una serie de pasarelas metálicas que permiten contemplarlo perfectamente sin dañarlo.

Consta de seis paneles figurativos:

  • El primero representa la carrera entre el rey Enómao y Pélope, pretendiente de su hija Hipodamia.
  • En el segundo aparece una escena de una compañía teatral y otra, de menores dimensiones, cuyos personajes aluden a diversos tipos de competiciones.
  • El tercero muestra el juicio de Paris y el rapto de Helena,
  • El cuarto plasma el excepcional cortejo del Dios Dionisio.
  • El quinto es muy similar al segundo, con sólo ligeras variaciones en la posición y dinamismo de las figuras.
  • El último panel muestra motivos marinos

En total, la visita dura alrededor de media hora, y luego, nos dejan 10 minutos para tomar fotos.

Noheda, es un yacimiento vivo, del que solo se ha desenterrado el 10%, así que, seguro que nos quedan increíbles cosas por descubrir, pero… para eso, todavía hay que esperar.

Ventano del Diablo

De camino al Parque de El Hosquillo, decidimos hacer una parada en el Ventano del Diablo del que ya nos habían hablado.

Se trata de un mirador natural con forma de cueva, desde donde podemos observar unas espectaculares vistas del barranco del Júcar. Pero, seguro que os estáis preguntando a qué se debe su nombre, ¿verdad? Todo empieza, como en muchas ocasiones, con una leyenda.

Los lugareños dicen que era el lugar donde el mismísimo diablo llevaba a cabo sus ejercicios de brujería. Y todo aquel que se atreviese a asomarse a esta cueva natural, era lanzado a las aguas del río Júcar, acabando con su vida.

Tranquilos, se trata sólo de una leyenda, así que, asomaos que las vistas lo merecen.

Parque de El Hosquillo

Nos dirigimos a la tercera parada de nuestras 4 visitas imprescindibles desde Cuenca, el Parque de El Hosquillo.

Advertiros que es complicadillo llegar, aunque si le hacéis poco caso al GPS (de hecho, habrá momentos en los que perdáis la señal) y vais un poco atentos a los carteles, llegaréis sin problemas. Os recomendamos comer antes de realizar la visita (si la tenéis por la tarde) porque allí no hay sitio para comer y el recorrido dura de 2 a 3 horas.

El Parque Cinegético Experimental de El Hosquillo está situado dentro del Parque Natural de la Serranía de Cuenca y tiene una superficie de 910 hectáreas.

Es un laboratorio natural para estudiar y conservar diferentes especies de fauna, y una gran aula al aire libre para aprender acerca de los recursos naturales. Para entender todo esto, nos ayudan un grupo de monitores que hacen la visita muy didáctica y amena

El Hosquillo tiene como habitantes a numerosos animales, entre los que podemos encontrar gran diversidad de aves. También presenta buenas poblaciones de ciervos, corzos, gamos, muflones y cabras montesas, pero, la verdadera estrella del parque es el oso pardo.

De hecho, Félix Rodríguez de la Fuente dedicó a los osos de El Hosquillo el primer documental sobre la fauna de España de su famosa serie El Hombre y la Tierra, así que, seguid sus pasos y no dejéis de ver este parque.

Nacimiento del Río Cuervo

Con una flora y fauna únicas, cuenta desde 1999 con la protección de Monumento Natural  y es que el Nacimiento del rio Cuervo es uno de los parajes más bonitos de Castilla La Mancha.

Podemos dejar el coche sin problema en el parking gratuito y si necesitáis comer o beber algo, tiene un restaurante.

El Sendero del Nacimiento, tiene una longitud de unos tres kilómetros y es circular, partiendo del mismo parking. Además de este sendero (que es el más visitado) cuenta con otros dos; el Sendero de la Turbera y el Sendero del Pinar.

Comenzamos atravesando unas pasarelas de madera, rodeadas de enormes pinos hasta llegar a la primera de las paradas, las chorreras. Estamos ante decenas de caídas de agua que discurren a través de las rocas cubiertas de vegetación.

Desde este punto, el camino se hace algo más cuesta arriba (aunque apto para todos los públicos), atravesando una zona de espesa vegetación y pequeñas pozas de aguas cristalinas, hasta llegar a una enorme explanada. Continuando llegamos al verdadero “nacimiento” o sumidero, una pequeña gruta por la que mana agua de forma permanente todo el año.

La vuelta se puede hacer siguiendo la Senda de las Turberas que llega de nuevo al aparcamiento.

Con el Nacimiento del río Cuervo finalizamos nuestras 4 visitas imprescindibles desde Cuenca, las cuales nos han dejado una muy buena impresión. Esperamos que os sirvan de inspiración para vuestros próximos viajes.

Deja una respuesta