Datos Básicos:

  • Ubicación: Portugal, distrito de Castelo Branco en Portugal centro.
  • Como llegar:
    • Desde Madrid: Por la A-5, EX-108 y N-239. La duración aproximada del viaje es de 3h 45m
    • Desde Plasencia: Por la EX-1, EX-108 y N-239. La duración aproximada del viaje es de 1h 30m,

Introducción

Visitamos estos dos pequeños pueblos desde Plasencia, y sin duda, el viaje hasta allí merece la pena.

No por nada, los dos forman parte de la Ruta de Aldeas Históricas conformada por 12 villas ubicadas a lo largo de la frontera con España.

Acompañadnos a descubrir estos 2 pequeños pueblos portugueses donde el tiempo parece estar detenido.

Monsanto

Esta pequeña localidad situada a algo menos de 30km de la frontera española fue nombrado en 1938 «el pueblo más portugués de Portugal» debido al encanto portugués que conserva en sus calles.

Actualmente es una freguesía (pedanía) de Idanha-Nova asentada en la ladera escarpada de Cabeço de Monsanto.

Una de las cosas que os llamará la atención son las enormes rocas que veréis por todos lados, tanto en mitad de una minúscula calle como en el tejado de una casa que parece que no va a poder aguantar su peso.

Lo más interesante es recorrer sus empedradas y empinadas calles observando como el paso de los años no ha cambiado este lugar.

Podréis subir al castillo y al mirador desde donde tomaréis unas instantáneas perfectas de la comarca.

No dejéis de observar la Torre de Lucano del siglo XIV con una veleta elaborada en plata con el famoso gallo de Portugal.

Como curiosidad, cuenta la tradición lusa que esta aldea fue sitiada por los romanos en el siglo II aC. El asedio duró 7 años. Para demostrar a los romanos que nunca se rendirían por la escasez de alimentos tiraron por la ladera una becerra bien alimentada. Ante esto, el asedio romano terminó desistiendo en conquistar este emplazamiento.

Una excursión al Portugal más portugués

Tal hazaña ha dado lugar en la actualidad a la Fiesta de las Cruces el 3 de mayo de cada año, donde los habitantes suben al castillo y tiran jarras con flores para conmemorar esta victoria.

Como recomendación personal deciros que intentéis hacer la visita un día claro y sin lluvia, ya que las vistas que tendréis serán mucho mejores y evitaréis caídas con los adoquines de las calles que son resbaladizos.

Idanha a Velha

Esta pequeña localidad de 80 habitantes se encuentra a tan solo a unos 20 minutos de Monsanto.

Toda la ciudad está amurallada datando esta fortificación del siglo III-IV

Una excursión al Portugal más portugués

La época de mayor esplendor de esta villa histórica fue durante el periodo visigodo, llegando a construirse una catedral que aun se conserva y que es única en su estilo en toda la península.

Debido a las sucesivas conquistas Idanha a Velha posee un rico patrimonio cultural destacando el puente romano sobre el río Ponsul, la catedral, la torre de los templarios y la muralla.

Pasear por sus desiertas calles es contemplar siglos de historia. Actualmente, el ritmo tranquilo de la ciudad en el que el único comercio que hay es ambulante, contrasta con la importancia que llegó a tener en la época romana o en el visigótico llegando a ser sede episcopal.

Sin duda esta aldea histórica es un lugar para disfrutar sin prisas, saboreando su pasado en cada rincón.

Conclusión

La visita de estas dos aldeas históricas nos permitió adentrarnos en ese Portugal que se detuvo en el tiempo hace muchos años, que conserva por completo esa esencia lusa que las hace tan atractivas.

Así que… ¡¡no dudéis en ir a visitarlas!! porque no os defraudarán.

Deja una respuesta