Se dice que en la antigüedad, un inmenso y denso bosque cubría toda Bretaña. Es el mito del gran bosque armoricano que se expandía por la Galia en la época de los romanos.

De aquel bosque de antaño, sobrevive hoy el Bosque de Huelgoat, cuna de múltiples leyendas, de esas que nos han contado de pequeños.

Hadas, el Gigante Gargantúa, el Rey Arturo o el mismísimo Merlín forman parte de este rincón mágico que no te puedes perder en tu visita a la Bretaña francesa.

El Bosque de Huelgoat o cómo encontrar a Merlín en la Bretaña Francesa

Por si no te habías dado cuenta, este post va a ir de leyendas, y, ahora que lo pensamos… ¿Qué te parece recorrer el bosque de Huelgoat de leyenda en leyenda? ¡¡Pura fantasía!!

Pero antes, te situamos. ¿Dónde está el bosque de Huelgoat?

En el Parque Natural de Armórica, en pleno corazón de la Bretaña francesa. Te llamará la atención por su verde intenso y la frondosidad de sus árboles por los que a veces, parece que no pasa el sol, pero, sobre todo por sus enooormes piedras que son las protagonistas de la primera leyenda.

1. No enfades a Gargantúa

Cuenta la leyenda que el gigante Gargantúa, al pasar por la región, pidió hospitalidad a los habitantes del bosque. Se enfadó porque solo le sirvieron un bol de trigo sarraceno y por ello se encaminó hacia la provincia de Léon, pero como venganza fue lanzando aquí todas las rocas que encontró por el camino. Y… así es como ha acabado el río Argent lleno de enormes rocas sin ton ni son.

Pero… hay una explicación científica.

El granito, es una roca ígnea, formada por el enfriamiento del magma al subir hacia la superficie. Con el paso de los siglos se va erosionando por el agua de la lluvia y la corriente del río.

Así es, como estas enormes rocas se van moldeando quedándose en equilibrio las unas sobre las otras.

¿Sabes qué? A nosotras también nos mola más la explicación de la leyenda que la científica.

2. La Cueva del Diablo (Grotte du Diable):

Te la encontrarás nada más pasar el molino que está en la entrada principal del bosque. Está perfectamente señalizada pero… hay que tener cuidado.

Verás unas escaleras metálicas que se pierden en una caída de 20 metros entre las enormes rocas. Dentro, oscuro está un rato, así que llévate una linterna o saca el móvil porque te va a hacer falta para no dar un traspiés y para encontrar la roca que tiene forma de una cara, la del diablo.

Cuenta la leyenda que durante la Revolución francesa, un revolucionario perseguido por los partidarios del rey se escondió en esta cueva.

Encendió un fuego. Su sombra asustó a sus perseguidores porque parecía la del mismísimo Diablo, con sus cuernos y su tridente. Estos, huyeron despavoridos de la que creyeron era la puerta del Infierno y así, consiguió salvarse.

3. El Menaje de la Virgen (Le Ménage de la Vierge):

Un poco más adelante verás otro amontonamiento de piedras en el río bastante curioso porque hace una pequeña cueva.

Aquí te va a tocar hacer un buen ejercicio de imaginación. La cosa no está fácil. Se supone que lo que podemos ver en esta parte se asemeja  a los utensilios de una cocina. Pero, no una cocina cualquiera… si no, ¡¡La de un gigante!!.

Te vamos a dar unas pistas sobre lo que tienes que buscar: un caldero, un cucharón, el fuelle, las ollas… 

Aunque nos dejamos los ojos, no fuimos capaces de identificar nada de esto. Si tú lo consigues, avísanos y mándanos una foto. Igual… ¡¡Te llevas un premio!!

Pero, entonces… ¿Por qué se llama el Menaje de la Virgen?

Porque dicen que se le apareció a un ermitaño que vivía en una cabaña no lejos de allí (no se dice qué estaba bebiendo el ermitaño en aquel momento).

Otra leyenda es que de las rocas fluye un «manantial milagroso». Uno de los agujeros en una de las roca que se llena mágicamente de agua y… no lo hace el río. ¿Ficción o realidad? No se sabe. Lo que sí que sabemos es que a las vírgenes cristianas se las asocia a menudo con antiguos cultos al agua procedente de rocas o cuevas.

4. La Roca Tambaleante (La Roche Tremblante):

La roca tambaleante, temblante o cómo tú la quieras llamar, es un pedazo de piedra… importante. Con un peso de 137 toneladas es la más famosa de todas las rocas de Huelgoat.

Y dirás: «Vale, muy bien, y… ¿Qué tiene de interesante una piedra? Pues… aquí viene lo curioso. Lleva en apoyada en un único punto desde ni se sabe cuando. La cuestión es que la puedes mover. Sí, sí, a lo súper héroe de Marvel lo único que tienes que hacer es encontrar el punto clave y empujar hacia arriba o eso dicen… ¿Serás capaz de conseguirlo?

5. El Viejo Puente Rojo (Le Vieux Pont Rouge):

Vamos a bajarte un poco las expectativas porque el puente, no es rojo. Ya… cosas que pasan, pero es que, al parecer ese «Rouge» no se debe de traducir como «Rojo» si no como «Montículo» porque viene de la palabra del galo «Roudos». Total, que, como deberíamos llamarlo es «Montículo sobre el Río Argent». Este nombre nos lo acabamos de inventar, pero, creemos que es más apropiado que el que tiene. ¿No te parece?

Aunque… cuando te contemos la leyenda que hay entorno al Puente Rojo igual… le ves más sentido al nombre.

La princesa Dahut, reina de Ys, se enamoró perdidamente de un joven galán de Huelgoat, que se mostraba impasible ante sus insinuaciones. Una noche, decidió seguirle para averiguar por qué la rechazaba.

Resultó que estaba secretamente enamorado de una chica del pueblo con la que se encontraba todas las tardes en el puente. Loca de rabia, Dahut arrojó a los dos amantes al río y murieron. Al instante, el agua se tiñó de rojo, el color de su amor…

6. La cueva y el campamento de Artus (La grotte et le camp d’Artus):

Ahora te toca andar un poco más lejos (no te vamos a engañar), hacia el campamento y la cueva de Artus.

En la época del Imperio Romano (siglo II a.C.), la región de Huelgoat estaba ocupada por el pueblo de los osismes. Construyeron grandes ciudades fortificadas para proteger sus territorios estratégicos de los invasores romanos.

El campamento de Artus (el Rey Arturo) podría representar los restos de la capital fortificada de este pueblo, con una superficie de 30 hectáreas y, como te estarás dando cuenta por las fechas, este pueblo es anterior a la leyenda del Rey Arturo. ¡¡Ooooooh!! Adiós leyenda.

Pero como te conocemos, y te pica la curiosidad, te la vamos a contar de todas maneras.

Se dice que Artus fue un legendario líder celta que, rodeado de los Caballeros de la Tabla Redonda, dirigió la resistencia gala contra los invasores sajones en el siglo VI d.C.. Artus libró doce batallas, fue raptado y exiliado a la isla de Avallon por el hada Argante y, cuando más tranquilo estaba, murió a traición.

Se dice que la gruta de Artus, situada en la muralla exterior del Oppidum, es el lugar donde el rey Arturo y sus caballeros se refugiaron de sus enemigos sajones. Parece ser que en esta cueva estuvo el tesoro descubierto por Artus, gracias a la inestimable ayuda de Merlín el Encantador. Hoy en día, se dice que este tesoro está celosamente guardado por «demonios que viajan por el aire en forma de moscas de fuego»…

7. La Sima (Le Gouffre):

En el cruce con el camino que lleva a Carhaix, una escalera conduce al Gouffre. Aquí, el río Argent, cae por una cascada de 8 metros y desaparece entre las rocas de un oscuro y estrecho barranco. Como curiosidad, cuentan, que a veces, el río se tiñe de rojo en esta zona.

Y… como ya supondrás, aquí viene otra leyenda.

El color rojo del río se debe, una vez más, a las «travesuras» de la cruel Dahut, princesa de Ys, hija del rey Gradlon, primer rey de Cornualles.

Cada noche, Dahut elegía un nuevo amante y, una vez consumada la relación, los ataba y los arrojaba al río, donde su sangre derramada teñía el agua de un oscuro tono escarlata.

Para volver al pueblo, sigue el camino que bordea el canal, no te perderás, y acabarás en el bonito lago que viste al principio de tu recorrido.

A continuación, te dejamos toda la información que consideramos de utilidad para hacer tu visita más fácil.

Datos Básicos:

  • ¿Dónde está el Bosque de Huelgoat?
  • Te dejamos aquí el mapa que te puedes descargar con todas las rutas que puedes hacer por el Bosque de Huelgoat
  • Tiempo de la visita: De 2 a 4 horas
  • Precio: Gratuito

Si todavía te sobra tiempo, te recomendamos estos planes por la Bretaña:

Y si lo tuyo son las emociones fuertes, te recomendamos las siguientes actividades:

¡¡Chssss, chssss!! ¿Te piensas lanzar a toda esta aventura sin llevar seguro de viajes? Contrata tu seguro de MONDO y siempre estarás protegido. Además, por ser nuestro lector tienes un descuento… ¡¡A qué esperas!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.