Comenzamos nuestro recorrido por la isla de Tenerife en los Acantilados de Los Gigantes, aunque en realidad, no nos hace falta ni siquiera desplazarnos porque podemos admirarlos desde la zona de piscinas de nuestro hotel.

Los guanches consideraban a Los Gigantes como una zona sagrada que conocían con el nombre de «Muralla del Infierno» o «Muralla del Diablo». Para ellos, la formación rocosa, representaba el fin del mundo.

Los acantilados de los Gigantes hacen honor a su nombre, ya que son uno de los paisajes más espectaculares de Tenerife. Ubicados en la costa oeste, Los Gigantes se alzan sobre el mar en forma de paredes verticales rocosas que, en algunos puntos, alcanzan los 600 metros de altura.

Se prolongan desde el Puerto de Santiago hasta Punta de Teno, en el extremo más occidental de la isla, creando una espectacular muralla de origen volcánico.

Admirarlos es fácil (incluso si no estáis alojados en nuestro hotel), ya que hay multitud de miradores para contemplarlos en Puerto de Santiago, como por ejemplo el mirador de Archipenque.

Otra opción para verlos desde otra perspectiva es contratar una excursión en barco donde además… ¡¡podréis ver delfines, ballenas e incluso tortugas!!

Aunque… pensándolo bien, los acantilados nos van a estar acompañando durante todo el recorrido de hoy porque los podremos ver también desde Masca y Punta de Teno.

Masca

¿Sois propensos a marearos en el coche? Si la respuesta es sí, tomaos una Biodramina porque la carretera que va desde Los Gigantes a Masca es una continua curva, pero, merece la pena.

Masca, es un pueblo que pertenece al municipio de Buenavista del Norte. En el interior del Parque Rural de Teno, se abren profundos barrancos que terminan en el Océano Atlántico, y en medio de ellos, se encuentra el caserío de Masca.

Este pintoresco pueblo, es una de las mejores muestras de arquitectura tradicional de Canarias. Algunas de sus casas parece que colgaran de las paredes de roca.

Destaca la Casa de los Avinculados y la iglesia de la Inmaculada Concepción, del S. XVIII.

Desde aquí, arranca una ruta de senderismo. Además de contemplar las maravillas del propio barranco de Masca, con esta travesía de 3 horas, veremos Los Gigantes desde una nueva perspectiva.

Punta de Teno

El paisaje de Punta de Teno es de una belleza impresionante. Posee el encanto que sólo tienen los lugares que han permanecido aislados en el tiempo.

Pero, antes de contaros con más detalle las maravillas de este lugar, deciros que el acceso en coche a Punta de Teno está restringido durante el día:

  • En verano, la carretera está cerrada desde las 9 de la mañana hasta las 8 de la tarde.
  • En otoño, invierno y primavera, la carretera está cerrada desde las 10 de la mañana hasta las 7 de la tarde

Entonces, ¿Cómo se llega? Pues… ¡¡en autobús!! o en guagua como dicen los canarios.

Tenéis que dirigiros al municipio más cercano (Buenavista del Norte), localizar la estación de autobuses y coger el 369. Sólo por 1€ por trayecto, llegaréis a Punta de Teno. Os dejamos aquí los horarios.

Si no sois mucho de transporte público, otra opción es contratar una excursión como esta donde descubriréis todo lo que ofrecen las Montañas de Teno.

Y, ahora sí, una vez montados en la guagua sacad vuestra cámara de fotos. El espectáculo empieza en la carretera de acceso a Punta de Teno.

Se trata de una carretera muy estrecha que está colgada literalmente de un acantilado. Los túneles tienen la altura justa para que pase el autobús. Claustrofóbicos y personas con vértigo, aguantad la respiración y mirad hacia el horizonte donde os espera el inmenso océano.

Descendemos del bus y si miramos al frente, sobre una colina de roca volcánica, se encuentra el pintoresco faro de Punta de Teno, pintado a franjas blancas y rojas. Es uno de los siete faros de la isla de Tenerife. Fue construido en 1897 con piedra extraída de La Gomera, ya que resultaba más fácil traerla por mar desde la isla vecina debido al difícil acceso de este enclave remoto.

El acceso al faro está prohibido, sin embargo, podéis explorar fácilmente los alrededores por pequeños senderos de roca volcánica.

Antes de llegar al faro veréis una pasarela de madera. Seguidla para llegar a los pies del Atlántico desde donde (si disfrutáis de buen tiempo) podéis sacar unas buenas fotos de las islas vecinas; La Gomera y La Palma

Y, otra vez, como durante toda esta ruta, nos encontramos con los Acantilados de Los Gigantes. Esta vez los vemos justo desde el lado contrario a como los vimos desde Puerto de Santiago.

Punta de Teno es el lugar con más horas de sol al año de Tenerife así que casi seguro que podréis disfrutar de un estupendo baño o contratar una actividad de piragüismo. Además y para despedir el día, aquí contemplaréis uno de los atardeceres más idílicos de toda la isla de Tenerife con una maravillosa puesta de sol sobre el Atlántico.

Deja una respuesta

  • Categoría de la entrada:Viajes
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios